jueves, 20 de noviembre de 2008

TEATRO COLOMBIANO A LO FRANCÉS

Por: Andrés Felipe Vanegas Carmona

PARTE I


Antes de salir al escenario, Maras la directora de la obra de teatro, en la que me presentaba por primera vez, nos decía que si los espectadores empezaban a moverse y no reaccionaban algo teníamos que hacer para causar emoción. Miraba con atención a mis compañeros mientras los maquillaban, pensando en qué le decía a Maras para que no postrara sobre mí, ese lápiz de color, que deja una huella sobre el bordo de los ojos. Gracias a Dios, como diría mi mamá, no lo usó en mí.

El pequeño cuarto en el que nos preparábamos no tenía luz eléctrica. La tensión, los nervios, el suspenso, la emoción desbordada y el desespero hacían presencia en los integrantes del colectivo. Maras se notaba un tanto estresada y nerviosa. Un hombre que por la falta de luz y la concentración en mi papel, hace que su rostro se pierda en la memoria, tenía gaseosa y buñuelos para cuando la corta obra culminará. Observaba a mis compañeras, una de ellas, que en la obra se llamaría Devora, me pide el celular mientras se pinta sus labios de un rojo fuerte y seductor.

En ese momento el locutor con micrófono en mano lee el orden de las presentaciones al público expectante que llenaba el auditorio. Los recuerdos de mi dialogo pasaban por mi cabeza, pareciéndose así, a la preparación que en la pubertad tuve antes de salir por primera vez con la niña de nariz respingada y cuerpo esbelto, que hacía de la sangre de mis venas un acelerador sin freno.

El acto comenzó. Devora, Camila y Juliana, como se llamaban sus personajes, salen al escenario cada una con una silla. Devora adelante hablando por celular con su novio al que deja al instante, mientras dan una vuelta en el escenario. Camila al sentarse como si estuvieran en un aula de clase le pregunta sí ese es el novio que le quitó, y ella le responde que sí. Entonces el reclamo no se hace esperar.

En aquel cuarto oscuro, se preparaba Carlos, que actuaría como profesor, y que además llevaba pintado un bozo que en realidad causaba hilaridad. – ¿Oiga tiene un espejo? -me pregunta- yo le respondo que no -¿Pero cómo me veo?-con falsedad le digo que bien.

Entre tanto, la obra sigue, y las niñas dicen que están en clase por ver el profesor que es un “papito”. Allí sale Carlos con su bozo pintado y el afamado maletín de cuero que tienen los profesores y otro que portaba joyas, e inmediatamente las carcajadas llenaron el gran auditorio. En realidad pensé que Carlos se reiría junto al público, como lo hace normalmente, cuando se burlan de él, y en el escenario, la verdad es que se personificó un profesor poco agraciado y algo anciano, según las mujeres asistentes. Él le entregó el bolso con las joyas a Devora.

En el cuarto oscuro espero con ansiedad para salir al escenario. Sebastián y Jessica, que en la obra personifican a un tendero y una señora chismosa, están listos con sus buenos atuendos para saltar ante el público con su discurso. Los nervios siguen a flor de piel. En ese momento ya no estaba presente aquella niña de la pubertad, sino la oscuridad y el temor. Allí escucho cuando Devora le dice al profesor que tienen que hablar a solas, y las dos compañeras se fueron detrás de ella para no perderse el chisme. Salen del escenario y entro.

La primera parte de mi actuación, no tenía dialogo, mientras que la señora chismosa le compra algo al tendero. Yo voy caminando por el escenario, como si estuviera en la calle. En ese instante los nervios se habían esfumado convirtiéndose así en un sentimiento indescriptible, pero que se parece a lo que mi ser siente y palpita cuando produce radio. Aquella mujer chismosa recibe una llamada de su hija, y de inmediato voy a comprar lo que se apareciera ante mi vista donde Sebastián, el tendero, con la única intención de escuchar lo que la dama, pintada con pestañas gigantes, asemejada al guasón, hablaba con su hija.

El público no se movía, pero tampoco se reía. Jessica, la actriz de la señora chismosa, le contó al tendero que a su hija Devora le habían otorgado una clase especial con un joyero europeo, pero que las joyas que le prestaba la universidad eran de un valor incalculable. Mi personaje escuchaba con atención, y mi mente se alejaba del miedo escénico. Gesticulo, en semiótica, utilizo los códigos quinésicos, para que los mil rostros que estaban frente a mí se dieran por enterados que yo era un ladrón. Y como salida de una mala copia de chespirito, salgo del escenario dando tumbos, con rostro sonriente que se conjugaba con una mirada picara para ingresar al cuarto sin luz. Jessica, la señora chismosa, sigue platicando con el tendero, hasta que este le cobra y ella sale huyéndole a su deuda.

Lo más interesante continúa en la parte II




TEATRO COLOMBIANO A LO FRANCÉS

Por: Andrés Felipe Vanegas Carmona


PARTE II

Después de haber transcurrido la mitad de la obra en la que no juego un rol preponderante, llegó el momento en que me convertiría en el papel principal.


En el cuarto oscuro observaba cómo Devora, Camila y Juliana organizaban todo para recibir el europeo. Y en el fusco cuarto, apurado me colocaba un trapo amarillo, supuestamente denominado gabán, al que no le encontraba una de las mangas. Escuchaba a Camila que fustigaba con palabras aduciendo que ese europeo no se lo robarían. Era hora de salir. Pero antes faltaba la bufanda para asemejarme un poco más a un europeo.

Escuché con ansiedad. – ¿Será español? - ¿Será francés? - ¿O será italiano? Y el vigor me llegó. Con acento francés entro a escena y digo: -Ola niñas cómo están- Risas del publico. Siento tranquilidad porque hubo emoción. Ellas inmediatamente caen en cámara lenta sobre las sillas y suspiran. Observo a los espectadores y con fuerza uuuuuu… y vuelven las risas. Y el dialogo inicia, cuando me presento. –Mi nombre es Fabrice, ¿tú cómo te llamas?- ella contesta –Devora- y le digo –que bello nombre es muy colombiano- paso donde Camila y le huelo el cuello y afirmó que por el olor parece francesa. Sin embargo, donde Juliana el francés se choca porque es una mujer muy seria. Traté de subir el tono de mi voz, pero imitar otro acento lo complejiza.

Me doy media vuelta, mirando los rostros de los asistentes que apuntaban al mío, y por primera vez los tengo de frente. Y la valentía hace que el dialogo continúe. –Niñas yo vengo desde Francia, donde tengo muchos almacenes de joyas al igual que en Europa, y estoy aquí para dictarles una charla- Me volteo y están casi encima de mí. Vuelvo al público con mirada sorpresiva y hago un uuuuu… y de nuevo las risas. Cuando giro ya están en sus sillas. Y el discurso de un vino de la mejor cosecha para romper el hielo se ve interrumpido por Juliana que me dice que ellas están allí es para estudiar. Como un buen ladrón, observo al publico y un poco afligido les digo que era un pequeño detalle. Sin embargo, Devora la reconviene, al igual que Camila, y le dicen que no se amargue, porque los franceses son exóticos. Entonces les sirvo el vino. Y la impaciencia acompañada de miedo y nervios para ese momento se había perdido totalmente.

Les comento con acento francés -niñas cuando venía para acá, me encontré con un lugar que le dicen ustedes San Andreus, San Andris- y dice Camila –profe San Andresito- y vuelvo –aaaa…si… allá me vendieron un CD de salsu, salsi- y Juliana interrumpe –salsa profe- En ese momento se levanta Devora y me dice que me podría enseñar a bailar, y como supuesto europeo me encanta la idea. Camila sienta a la fuerza a Devora, y a su vez Juliana hace lo mismo con Camila y dice que ella me enseña. Y arremeten contra ella afirmando que es una mosquita muerta. Entonces me expreso –no se que quiere decir mosquita muerta, pero entonces mosquita muerta pon la música. Las risas regresan.

Empezamos a bailar, y las tres se turnaron al francés, es decir este narrador. Cuando ya estaban borrachas me sienta en la mitad de las sillas y se postran muy cerca a mí. Todo el mundo suspiraba. Al ver que las victimas ya estaban borrachas les dije que era mejor comprar más vino, que yo iba a comprarlo. –Niñas me llevo el maletín porque aquí tengo el dinero para comprarlo- Tome el bolso con las joyas y salí de la escena con la cara de pícaro mirando a los espectadores. Y de nuevo estoy en el cuarto sin luz.

Desde la oscuridad se veía un taxista con un español apurado porque jamás había llegado tarde a una de sus clases. El taxi falla y llaman otro. Y vuelvo a entrar en acción. Llegó en el taxi que habían pedido y acepto que lleven al español. Cuando me doy cuenta de su procedencia, mi personaje entra en pánico, y las joyas, que por un momento no encontraba, las boto al piso mientras la gente cree que se cayeron. El español las muestra al público y pregunta dónde las conseguí. Nervioso se las arrebato. Paro el taxi y me voy. El conductor, que antes fue el profesor, Carlos el del boso, me cobra y yo regreso al cuarto fusco.

En la oscuridad el placer circula mis venas, mientras la obra continúa. Espero paciente el culmen. Miro hacia atrás y los buñuelos estaban preparados para cuando los compañeros le dieran la estocada final a la escena. Vuelvo mis ojos hacia el escenario.

En él, a una niña le robaban la bicicleta, y una masa enardecida pretendía linchar al ladrón. El público seguía reaccionando positivamente. Un policía los detiene y hace alarde de su poder, mientras ellos le gritan inepto. Y del fusco cuarto vuelvo a zarpar, tomo al policía del hombro y le informo que ese ladrón es mi hermano y lo voy a llevar al hospital. El policía responde negativamente. Entonces en un tono muy colombianizado alejado del francés, le muestro una joya.

Tomo al ladrón y lo conduzco hacia el cuartico oscuro, mientras esperamos que la masa enardecida cambie de papel y de un momento a otro regresen a la tienda. La señora chismosa que tenía cierto parecido a guasón, le reclama al tendero porque sólo él conocía que su hija tenía las joyas, y alardea de lo beata que es su hija Devora, al igual que la madre de Juliana y de Camila. –Nuestras hijas no toman, ellas no rompen un plato. En el cuarto oscuro, el ladrón y yo emocionados por el éxito nos damos cuenta que el tendero les cobra y salen disparados hacia el centro. La vieja chismosa dice: -necesito un policía para recuperar las joyas. El ladrón pide un policía para que haga respetar los derechos humanos. Y yo vuelvo en tono francés –necesito un policía para que me saque de este país antes de que me roben las joyas. Y el tendero pide un policía para que le paguen las deudas. Y todos en coro -necesito un policía. Y los aplausos retumbaron.

Y de nuevo al cuarto oscuro, ahora por última vez. Tomo el buñuelo, salgo de allí rumbo a la parte exterior del auditorio, y sale de mi ser una pregunta muy popular entre los periodistas, pero que en realidad no tiene razón de ser y siempre tiene igual respuesta… Maras, ¿es más difícil estar afuera o adentro?
En fin el grupo se despidió, porque fue la primera y única obra juntos, y con la alegría brotando desde adentro, me como mi buñuelo con gaseosa que me esperaba desde el comienzo de la obra

martes, 11 de noviembre de 2008

CASCARONES DE CIELO


Cuento


Por Cristhian Mauricio Burgos Torres


Gente que camina en múltiples direcciones. Lluvia copiosa. Ausencia de sentido, de ser, de estar. De niño soñaba con ser fotógrafo, ahora que lo es desearía ver su cámara estallar en pedazos. Es más de medio día y el dinero recolectado por las fotos retratadas, a su parecer, dignas de ser publicadas en una revista europea, si a caso le alcanza para un par de cigarrillos y frituras.

En casa, el bebé lame sus manitas y sonríe a carcajadas. Nathaly prepara café y mira como si estuviera postrada sobre una hoja de papel en pleno vuelo. Tras una tarde de perros, se acerca el que podría ser el primer cliente. “Oiga, quiero una foto con este atardecer mandarina. Es para mi novia. Terminé con ella hace unos meses. Extraño el sexo blando. Además, adora los colores incandescentes”.

El bebé duerme en posición de feto, quizás extraña la calidez de aquella piscina amniótica. Nathaly tiene los labios resecos. Cuando bese de nuevo al fotógrafo piensa saciar la sed que hace estremecer su cuerpo. Admite que estar con un soldadito que juega a la guerra ha sido uno de sus peores disparates.

Tocan la puerta. No hay prisa. El tiempo es cosa del pasado. Nathaly abre. Silencio anómalo. “Hola mi amorcito”. Hombre con traje militar y piel arrugada. “Mira la cámara que te compré. Trae también mi fotografía con el fondo de un cielo color mandarina”.

De vuelta a casa. Calles empedradas. Oficio hostil. Lágrimas de languidez recorren la cara del Fotógrafo. Prefiere el fusil.

Por Cristhian Mauricio Burgos Torres.

martes, 4 de noviembre de 2008

EL TRANSEÚNTE

video

En muchos medios se habla de las caídas de las bolsas y desde luego sobre la crisis financiera que vive el mundo. Por ello decidimos hablar con la gente del común para saber si ellos conocen el significado de crisis económica, y los efectos que trae la misma.

lunes, 27 de octubre de 2008

LA CRISIS ECONOMICA MUNDIAL



ENTREVISTA POR: Andrés Felipe Vanegas Carmona

Cristhian Mauricio Burgos Torres


El mundo entero actualmente vive una crisis financiera muy grave, comparada por algunos con la depresión económica de 1929. Sin embargo, muchas personas todavía no entienden sus efectos, inclusive lo que en realidad es. Por esta razón decidimos hablar con la decana de la Facultad de Ciencias Económicas de la Universidad del Quindío, Fabiola Restrepo, quien respondió cómo afecta al ciudadano del común esta crisis y explica algunos detalles de gran utilidad.



SOBRE LA HUELLA: Fabiola muchas personas no saben en realidad qué es crisis financiera, por eso hemos venido donde usted para que nos explique de una manera clara qué es crisis financiera o económica.



FABIOLA RESTREPO: Es muy común escuchar el término, y eso es cierto muchas personas no tienen claridad del mismo. Pero esa falta de claridad se debe a que las mismas personas encargadas de definirlo tienen concepciones diversas, y cada uno tiene su propio enfoque. De todas maneras cuando hablamos de crisis es una situación que está causando desequilibrio. Cuando decimos que hay crisis, generalmente lo entendemos como la presencia de dificultades económicas y financieras en torno a muchos aspectos, situaciones, instituciones y espacios diferentes.



S.H: ¿Cómo afecta o afectará al ciudadano del común?



F.R: Éstos son efectos que se vienen generalizando en todos los espacios. Y hablamos de consecuencias de crisis economicas que se viven en otros paises. De manera que a todos nos afecta en mayor o menos medida. Por ejemplo, una persona del común se encuentra en muchas dificultades para satisfacer sus necesidades básicas, y eso que estamos hablando de ciudadanos del común; entonces qué podemos decir de personas que tienen mayores dificultades, ya se pueden imaginar.



Todo ello se observa en el hecho en que los precios de los alimentos son cada vez más altos, y ello implica que el ciudadano del común va a tener una dificultad mayor para conseguir todo lo que necesita para su subsistencia. Ahora, si nos vamos a otros aspectos, por ejemplo, las personas que hace un tiempo estaban muy contentas porque tenían la posibilidad de viajar a otros países, en este momento esa posibilidad se está alejando en la medida en que la crisis se profundiza.



S.H: Algunos analistas afirman que Colombia está blindada contra esta crisis financiera. Sin embargo, Colombia depende económicamente de Estados Unidos y Venezuela. Del país del norte obviamente se sabe que está en crisis, y en Venezuela el presidente Chávez dijo que tenían que empezar a ser austeros. Con esta tesis, ¿usted cree que en realidad Colombia está blindada, o por el contrario ese blindaje no es tan cierto?



F.R: En estos temas financieros hay muchas cosas y muchos fenómenos que en ocasiones se dan sin que uno los esté esperando de una manera tan drástica. Por ejemplo, el último informe que dieron del crecimiento económico en China es muy inferior al que habían tenido en la época anterior. De manera tal que todas las economías se están viendo afectadas. Ahora, eso a qué nos llama, a seguir buscando alternativas, porque de todas maneras si algunos mercados se van cerrando, hay que buscar la posibilidad de abrir nuevos mercados. Claro que decir eso es muy fácil, hacerlo no lo es tanto.



Sin embargo, para cada crisis tendrá que existir soluciones porque de otra manera no podemos subsistir. Ahora, sabemos lo incierto que son los precios y más en nuestra economía, que es muy frágil, y en esa medida se afecta demasiado. Esto ya lo veíamos venir cuando en Venezuela se anunciaba que no nos iban a volver a comprar nada. Es decir, de todas maneras la crisis iba a darse por un lado o por el otro. Primero porque el presidente Chávez no quería tener más negocios con nosotros, ahora parece ser que por obligación no va a poder seguir teniendo un volumen de negocios tan alto.



De todas maneras yo pienso que para todas las crisis siempre resultan las personas que van diseñando sus estrategias y sus políticas para tratar de salir adelante. Lo difícil es que cuando las crisis llegan, lo pueden hacer de un momento a otro, y la recuperación no es tan fácil e implica procesos mas complicados, rigurosos y tiene una incertidumbre muy grande.



S.H: ¿En Colombia cuáles son los sectores comerciales y productivos que se van a ver más seriamente afectados en esta crisis?



F.R: Cada uno de los sectores dice lo suyo, por ejemplo el sector avícola dice que se ha visto afectado con todas estas crisis. Pero igual, la crisis es general. Aquí por ejemplo hacíamos un estudio en el departamento del Quindío, y encontrábamos que de la década de 19994 al 2005 fue muy pobre en desarrollo humano. Se encontró que el café, es decir el sector primario, era uno de los renglones de mayor importancia, pero fue sufriendo una transformación, y el sector primario fue decayendo, y en su reemplazo fue surgiendo el sector terciaros, es decir, el comercio y servicios, y desafortunadamente parece ser que no ha aportado financieramente lo que se esperaba. En ese sentido son muchos los sectores los que se van a ver afectados.



S.H: En días pasados el presidente de Francia, Sarkosy, dijo que una de las sálidas de ésta crisis era rediseñar el capitalismo, mientras que por Colombia la senadora del Polo Democrático, Gloria Inés Ramírez, sostiene que hay que cambiar el establecimiento socio-económico y político. ¿Existe realmente una estrategia para salir de la crisis financiera?



Esos ejemplos lo que confirman, aún más, el que cada pensador tiene su propia idea. El asunto es que tenemos que buscar un acercamiento en esas estrategias que se están proponiendo. Ahora, estas funcionan dependiendo del sector, del espacio geográfico y social en el que se estén desarrollando. Así que no podríamos hablar de una especie de receta de cocina o una fórmula mágica que pueda solucionar el problema. No es tan fácil, cada uno tiende, generalmente, a culpar a otro.



Esto es un proceso complejo, de reflexión muy profunda y rigurosa, en el que deben tomar parte activa y también decisoria los actores que más conocimiento y experiencia posean. Si embrago, mientras no existan procesos de concertación, transparentes, claros donde no aparezcan celos profesionales de ninguna clase, mientras no se realicen equipos interdisciplinarios, pero alejados de intereses particulares, no se logrará un resultado positivo, porque cada uno esta defendiendo su feudo.


Vanegasc1@hotmail.com

cristhianmauricio832@hotmail.com



“EL CHILPO”

Por: Carlos Alberto Caicedo Enríquez

En el 2001 viajé de nuevo a Puerto Asís, Putumayo, después de vivir dos años en Armenia. En Julio de ese año pase a vivir en la parte rural, exactamente en El Cuembí. Este corregimiento está a una hora de Puesto Asís, y para llegar, hay que cruzar el río Putumayo en bote.

Este recorrido es maravilloso, pues se observa el cauce del río Putumayo en todo su esplendor, puntas de tronco en medio del río, y encima de ellas aparece una tortuga tomando sol, o una hermosa ave que alardea con el colorido de sus plumas. Luego de todo esto hay que abordar una chiva.

El Putumayo es un paraíso natural muy similar al Amazonas. Tiene grandes ríos, atardeceres únicos, comparable con el lienzo de un buen pintor, en el que predomina el rojo, el gris, el azul, y muchos colores que se mezclan en un oleo natural conocido como el cielo, que se posa de una manera magistral a lo largo de los diferentes ríos que posee esta región.

Este departamento cuenta con diversidad de cosas positivas. Bueno, también coca, sustancia por la cual nos estigmatizan. Quiero contar que fueron muchas las ocasiones que observe el proceso de su producción. En el campo putumayense se habla con total normalidad de la coca, se realizan trueques con ella, por mercados, gallinas u otras cosas. Inclusive podría hablar de “cultura cocalera”, pues son cerca de 25 años de actividad en este campo.

En esta parte lejana se viven grandes historias como la del “Chilpo”, guerrillero miliciano del frente 48 sur de las FARC. De él se rumoraban muchas cosas, como por ejemplo: que tenía “pacto con el diablo”, pues mataba salvajemente a sus víctimas, aunque lo extraordinario no es esto, sino que al parecer lo emboscó el ejercito varias veces para atraparlo o darlo de baja, y estando a punto de lograrlo se escapaba.

“El Chilpo” era un hombre indio de 1.80 cm. de estatura aproximadamente, algo gordo y de rostro hostil. Viajaba siempre en motocicleta a gran velocidad por las carreteras del área rural del “puerto”, como se le suele llamar a Puerto Asís.

En esta región de belleza natural, cuando se escuchaba rugir una motocicleta se decía: -Por ahí viene “El Chilpo”- ¿A Quién irá a matar?

Al principio yo sentía mucho temor, la piel parecía de gallina y un frío intenso rondaba todo mi cuerpo. En algunas ocasiones pasó cerca de mí, saludaba moviendo la cabeza hacia arriba, mientras yo bajaba la mirada, y continuaba mi camino con el polvo de la carretera de frente, ocasionado por la motocicleta de “El Chilpo”.

Con el paso del tiempo comencé a perderle el miedo. Continuamente lo encontraba por el camino al colegio, levantaba su cabeza en señal de saludo. Yo alzaba la mano y fingía una sonrisa. A pesar de esto nunca llegue a hablar con él.

En una ocasión “El Chilpo” en compañía de otros milicianos, valiéndose de su agilidad, entraron al sector urbano de Puerto Asís y de una manera audaz secuestraron la dueña del “Minicentro”, el supermercado más grande y popular del municipio, trataron de huir, y en la salida del pueblo, dicen que se enfrentó a cinco policías, que le dispararon a quemarropa, sin embargo él salió sin un solo rasguño. Él hirió a uno de los uniformados. La noticia se extendió por todo el departamento, y así “El Chilpo” cobraba más popularidad. En Cuembí se rumoraba que le habían pagado 500 millones de pesos por la liberación de la mujer secuestrada.

En el 2004 me gradué como bachiller y decidimos volver a Armenia para vivir definitivamente en otro paraíso natural, ahora en el centro del país. De “El Chilpo” siempre supe que seguía en las mismas, matando y sembrando temor el en “puerto”. El 15 de marzo del 2007 informaron por RCN, que el ejército había dado de baja en el área rural de Puerto Asís al guerrillero alías “El Chilpo”, por quien ofrecían sesenta millones de pesos.

Aquí se cumple el dicho “el que a bala mata a bala muere”. Tarde pero le llegó su hora, o como dirían en el campo del puerto… a “el Chilpo” se le acabó el contrato con Satán.

Carlos Alberto Caicedo Enríquez

Enriquez331@hotmail.com

Foto2: blog.mediotiempo.com

domingo, 5 de octubre de 2008

ENTREVISTA CON LA SENADORA GLORIA INÉS RAMÍREZ



Entrevista por:

Andrés Felipe Vanegas Carmona





La senadora Gloria Inés Ramírez hace parte del Polo Democrático Alternativo. Como es lógico, por ser parte de la izquierda, es una de las contradictoras del gobierno nacional. Actualmente está siendo investigada por presuntos nexos con las FARC. Sin embargo, ella se defiende argumentando que no es más que una persecución contra la izquierda colombiana. En esta extensa entrevista comenta por qué le gusta el socialismo como modelo político, y además, explica cuáles son las causas de la actual crisis económica, y desde luego habla sobre el Polo, el futuro de la izquierda y los problemas con Lucho Garzón.


Andrés Felipe Vanegas C: Senadora usted dijo que el modelo neoliberal ha fallado en materia social, y argumenta que se necesita un modelo más integral. Ese modelo integral significa de cierta manera comunismo



Gloria Inés Ramírez: Lo que nosotros estamos planteando es que el modelo económico neoliberal es un modelo que no ha resuelto las necesidades de las mayorías pobres del mundo, no lo ha resuelto en América Latina, por eso no se han dado cambios progresistas, que han cambiado incluso los perfiles de los dirigentes de América Latina y de igual manera en Colombia este modelo ha fracasado. Aquí lo que se ha mostrado es que se ha concentrado la riqueza en muy pocas manos. Todos los días son más ricos, pero más pocos. Aquí se han aumentado los cordones de pobreza y de miseria de las mayorías nacionales.



Por eso hemos dicho que este modelo no puede seguir siendo la salida. Según ellos para que exista desarrollo tiene que haber crecimiento económico, y para que se de ese crecimiento económico tiene que haber inversión extranjera, y esa inversión extranjera per se va a generar empleo, y al generar empleo las personas van a sentir bienestar. Pero en Colombia se ha demostrado que es todo lo contrario, porque se ha presentado un crecimiento importante de la economía, y este no se ve reflejado en las condiciones de vida de la gente, y mucho menos en la generación de empleo. Por eso nosotros planteamos que tiene que haber un modelo distinto de desarrollo, y ese modelo es un modelo integrador.

Nosotros hablamos que tiene que haber una redistribución de las ganancias, es decir que las empresas ganen, pero que permitan que los trabajadores vivan con dignidad. Y este modelo desde luego en la sociedad que yo quisiera tener es el socialista.

A.F.V.C: Usted ha comentado el problema que tienen para comentar todos sus ideales en Colombia por una especie de censura en los medios. Pero también el socialismo que usted justifica, de cierta manera hace que exista censura dentro de las sociedades.



G.I.R: Toda sociedad tienen intereses, desde luego, hay intereses, pero un gobierno tiene que garantizar la expresión de la gente. Tiene que haber un reconocimiento de las minorías, y a esas minorías les tiene que garantizar el derecho de expresión. Yo les quiero decir que aquí en Colombia, no se nos dice que no hablemos, sino que simplemente no se nos divulga en los medio de comunicación. Esta es una manera de hacer invisible al contradictor o al opositor. Y nosotros aquí no estamos desestabilizando un gobierno, simplemente estamos mostrando las cosas negativas, y denunciando que las cosas no son como los medios lo están sobredimensionando. Hemos dicho por ejemplo que hay un copamiento del presidente de la república de los poderes del estado, y eso se puede demostrar con muchos ejemplos.



He dicho también que los medios de comunicación no pueden seguir señalando por casos aislados a toda una comunidad como lo es la comunidad estudiantil. Cuando se sale a una marcha de jóvenes todo el mundo siente miedo, como si los jóvenes fueran portadores de armas, como si las marchas de protesta juveniles fueran realmente marchas violentas, y yo pienso que no. Se ha satanizado por ejemplo el paro de los cortero de caña. Cómo decir que los corteros de caña son los generadores de violencia, si ellos son gente que está trabajando y está organizada simplemente para pedir condiciones de trabajo dignas como lo dice la organización internacional del trabajo. Entonces un país que se llame democrático no puede darse esos lujos, y por eso yo estoy diciendo que aquí lo que está en juego es el de derecho de oposición y es el derecho a disentir.

A.F.V.C: Senadora, pero dentro del Polo también se ha señalado. Por ejemplo en el caso de Lucho Garzón, quien tuvo una gran crítica porque él pensaba que el Polo debía tener otra mirada, que apuntara más hacia el centro y no a la izquierda radical.


En el Polo hay diferentes tendencias y hay un juego de puntos de vista muy importantes. Yo pienso que esa es una de las riquezas y fortalezas del Polo, en el que no todo es unanimidad, de que existe la posibilidad de expresar lo que pensamos. Ahora, el problema en este caso, es que se está haciendo un eco de una guerra sucia planeada por la derecha, que tiene como objetivo dividir al Polo, es decir, la derecha es nos quiere decir qué tipo de izquierda, cómo la hacemos, qué le sirve, qué no le sirve.



Nosotros lo que estamos diciendo es que respetando todos los puntos de vista nosotros podemos expresar el nuestro, y concretamente es que el Polo tiene que ser de izquierda, un Polo que refleje realmente cambios estructurales y que estén a la altura de los colombianos, no un Polo que sirva para decorar simplemente el paisaje de la derecha de este país.


A.F.V.C: Pero hace poco lucho Garzón habló fuerte del Polo y comentó su descontento sobre el manejo que se le está dando al partido.


G.I.R: Nosotros lo que le hemos dicho a Luís Eduardo Garzón es que un miembro fundador del Polo tiene todo el derecho y las garantías para que valla al interior del Polo a trabajar y a poner sus puntos de vista. Lo que nosotros le condenamos es que lo haga a través de los medios de comunicación, y no en los espacios de dirección donde puede expresar su punto de vista, y lo que logra es ponernos a nosotros a discutir y simplemente generar una opinión que en ultima instancia lo que hace es jugar con la derecha que es la que quiere que el Polo se divida.

A.F.V.C: Senadora quiero preguntarle sobre la crisis económica que está viviendo en este momento Colombia y el mundo. Desde el Polo Democrático, ¿cómo se ve este dilema que vive el mundo y cuál podría ser su solución?


G.I.R: Lo primero que nosotros tenemos que decir es que el modelo neoliberal ya demostró que no atiende las necesidades de las mayorías, por eso muchos países están dando cambios importantes. Por ejemplo el modelo europeo lo que busca es un bienestar, es decir, hay unas garantías de la seguridad para todos los ciudadanos europeos, sin importar si tiene dinero o no, porque el gobierno de cada uno de esos países garantiza a todos sus ciudadanos la salud, el acceso a la educación y les brinda muchas posibilidades para que los jóvenes por ejemplo puedan acceder a sus estudios superiores, lo que en Colombia no ocurre.



En nuestro país lo que se quiere es mantener libre competencia y libre mercado sin garantizar salud, educación y empleo. Por ejemplo el dinero de la salud lo rentan en títulos valores, mientras que la gente se muere en los hospitales porque no tienen plata, y no les pagan a los hospitales, entonces el gobierno tiene el dinero en aquellos títulos. Imagínese que son seis billones de pesos, que es de los colombianos y se encuentra en éstos títulos valores, y deberían estar en los hospitales.



El gobierno colombiano creó un subsidio al desempleo, pero ese seguro no lo pueden cobrar quienes estén sin trabajo porque tiene que llenar tantos requisitos, que en últimas no tienen como cobrarlo. Pero además, este subsidio no es en efectivo, este subsidio son unos bonos que tienen que llevar a las cajas de compensación, y solamente lo pueden cobrar donde exista un convenio con las cajas. De manera que realmente no es un bono que le sirva a la gente en la práctica. En realidad es una figura demagógica.


Y lo otro es que Colombia hoy está sufriendo lo mismo que está viviendo Estados Unidos desde el punto de vista macro, y eso tiene que ver con el hecho de que los inmuebles tienen un precio muy bajo, y las deudas son más grandes y no hay solvencia para pagarlas. Eso a nivel micro se está viviendo en Colombia, las catorce mil órdenes de desalojo, lo que demuestra es que la deuda que poseen éstos compatriotas es impagable, y ni siquiera su inmueble es capaz de garantizarlo, porque aquí lo que hay es una política por parte del Banco de la República que es, a pesar de que la Corte Constitucional dijo que los créditos hipotecarios no pueden ir por encima del índice de inflación, una cantidad de factores que le adicionan que finalmente la gente no puede pagar.


A.F.V.C:¿Una medida para solucionar el problema económico, la recesión actual es tener un mercado con diferentes países, y no depender exclusivamente de Estados Unidos?


G.I.R: Indudablemente, nosotros pensamos que hay que tener relaciones multilaterales, porque las relaciones unilaterales del país sometida al mando de los Estados Unidos, no deja que prosperemos. Hay mercados como el chino, ustedes saben que China está avanzando bastante. Pero uno se pregunta por qué la India y Asia crecen más que Colombia. La respuesta es clara, estos países están exigiendo a las empresas extranjeras inversión en infraestructura. En Colombia no.



Las transnacionales vienen y no invierten en infraestructura. Acá simplemente se les libera de impuestos, es decir vienen a competir por la mano de obra barata, porque tienen trabajadores que no pueden tener salarios, seguridad social, y menos estabilidad laboral. Por esto argumentamos que la integración latinoamericana es fundamental en estos procesos de desarrollo, y desde luego las relaciones multilaterales con diferentes países, y no simplemente de Estados Unidos que es la política de este gobierno.


A.F.V.C: Senadora, haciendo una proyección, ¿en cuánto tiempo cree usted que habrá un presidente de izquierda en Colombia y qué tan difícil es lograrlo?


G.I.R: Nosotros venimos trabajando y configurando todo el proceso hacia ese objetivo, pero en Colombia la derecha siempre se ha organizado. La derecha siempre ha estado en el poder, ellos no tienen problema de turnarse para tener el poder. Ellos se reparten los puestos, los ministerios, se reparten las ganancias económicas, es decir, el día que ellos sienten que están en peligro sus intereses, entonces empiezan una lucha de estigmatización, de señalamientos, de satanización, y finalmente en Colombia termina siempre el contradictor, en este caso casi toda la izquierda sacada casi a tiros del escenario. Por ejemplo la masacre de las bananeras, lo de Gaitán, la Unión Patriótica, lo de Bernardo Jaramillo, Pizarro, lo de galán, es decir, siempre eso ha sido la historia de este país. Lo que pretendemos ahora con el Polo es aglutinar fuerzas para que rompamos la historia y podamos hacer que en Colombia de verdad exista un gobierno de izquierda que realice cambios en el manejo político, económico y social del país.

vanegasc1@hotmail.com





jueves, 2 de octubre de 2008

ENTRE CUARTOS OSCUROS Y BESOS VACÍOS

CUENTO


Por: Cristhian Mauricio Burgos Torres

La dueña del inquilinato no lo pensó dos veces para tirar por la ventana algunas camisas y corbatas del ocupante más arruinado que jamás haya conocido. A aquella mujer, de cabello blanco y piernas largas, poco le importó que el Linceciado no haya podido conseguir empleo para pagarle los cuatro meses de renta que le debía por el alquiler de la habitación con olor a viejo y luz tenue: la 35B. Un par de horas para desocupar el resto del cuarto, eso fue lo único que le concedió la bravucona mujer al Licenciado. La situación no da para tanto. Santiago Márquez, divorciado, con 50 años recién cumplidos, opta por lo que ha hecho durante los últimos cinco años de su vida: mudarse de domicilio.


Se mira las uñas, detenidamente, las manos arrugadas, la tristeza se apodera de su rostro. Sobre la ciudad `Milagro´ cae una lluvia sempiterna, una sirena recorre las principales calles, también repica una campana, mediodía.


El Licenciado empaca su ropa en cartones, sus libros en cartones, sus pinturas y discos en cartones, la vajilla y los zapatos en cartones. La vida entera en cartones. Hay que mudarse. Empezar de cero. Firmar otro contrato de arriendo. Llevar los cartones a una pieza desconocida. Desempacar, ventilar los nuevos cuartos, habituarse al nuevo barrio y a los nuevos vecinos.



Por la esquina de la cocina corre un ratón, suena el reloj de la pared. El paso del tiempo martilla y atormenta. Transcurren arenosos segundos que se pierden y que, a su vez, provocan la extraña sensación de un futuro inexistente. La vejez se aproxima como nubes negras.

El Licenciado de rostro flaco, mirada vacía y sin ánimo hecha otro vistazo a sus uñas.Está nostálgico. Cuando tenía veinte años quería algo mejor para su vida. Continúa lloviendo. Frío que golpea la habitación.

Recoger la ropa lo ha puesto triste: “No me gusta mudarme”. Enciende un cigarrillo y deja caer cenizas sobre sus zapatos. Los dedos amarillos, un anillo en el meñique con una piedra roja. Los dientes amarillos, no tienen sonrisas hace mucho tiempo. La boca esconde un grito atroz. Canas arriba de las orejas. La correa desgastada y barata hace juego con la camisa de cuello sucio. Su frente tiene tres arrugas, una bien larga y profunda entre dos cortas y superficiales.



El humo gris que expulsa, de la nariz y la boca, cada vez que le da una calada al cigarrillo, cubre totalmente su cara. En el espejo sólo se ve un rostro borroso, igual de turbio a su pasado. El cielo de la ciudad se ve más negro. Armenia, por unos momentos, pasa a convertirse en reino de los paraguas con formas geométricas y de la burocracia sentimental. Se transforma, para Santiago Márquez, en cuna del hombre de la mirada oblicua, como lo dijo Vásconez, el escritor con ínfulas de espía.


Todos los bienes de El Licenciado en cartones. El álbum de fotos en papel amarillo debajo de láminas de plástico y polvo. Memoria engañosa. Sonrisas postizas frente a la cámara. El Licenciado posando con mujeres para todos los gustos: rubias y morochas, felinas y extranjeras, narizonas y mentirosas.



Un bosque, El Licenciado y su madre. Él tiene ocho años y una pelota bajo el brazo. No sonríe. Ojos tristes, chiquitos y negros. Madre rígida con un moño de color morado y un vestido de flores. En otra página, una playa, El Licenciado tiene quince años y se le ven las costillas. Mira desde la arena la vida soleada. Océano sin olas. Foto borrosa, en una esquina dice, “hoy me siento feliz. Amo el mar. Amo amar”.

Cierra el álbum. El Licenciado abre la ventana y recibe una ráfaga de viento en su cara. Respira. La piel necesita descanso. La vida está en otra parte. Cables de luz en el horizonte, lluvia feroz y perros mojados, calles negras y buses viejos, mendigos y mujeres gordas con tacones de colores que desentonan.

Santiago Márquez bebe café caliente. De repente, el camión de la mudanza, llega a la hora acordada, abre sus puertas, pitos, hay gritos. Dos hombres con overol suben las escaleras del inquilinato. El cuarto es el 35B, timbran dos veces, abre El Licenciado. Los tipos cargan los cartones al hombro. El Licenciado mira por última vez la habitación. Del bolsillo del pantalón saca una fotografía, la rompe y la tira con desgano.


Quedan sobre el piso: pedazos de una boca feliz, una cabellera adolescente, un beso con forma de escote, la esquina apasionada de una cadera. Se fue la lluvia, se fue el amor. El sol regresa otra vez, los cuerpos se mueven, se mudan…


Por: Cristhian Mauricio Burgos Torres

EL POLO JOVEN


ENTREVISTA POR:

Carlos Alberto Caicedo Enríquez

EL POLO JOVEN

Jhon Fernando López es un joven de 20 años de edad, concejal de La Tebaida, Quindio. Es el único edil que tiene el partido Polo Democrático Alternativo en el departamento. Además, proviene de un sector popular como el barrio La Nueva Tebaida .En vísperas del II congreso de su partido, me pareció interesante entablar una charla con este joven de izquierda.

Carlos Alberto Caicedo: ¿Concejal cómo está y cuénteme que significa estar en la izquierda en Colombia?

R/ Concejal Jhon Fernando López: Muy bien Carlos. Pertenecer a la izquierda es oponerse a un régimen político, social y económico impuesto por el gobierno de Los Estados Unidos, aplicado por los gobiernos que ejercen el poder en nuestro país. Este régimen es el que nos lleva a una inequidad tan grande como la que vivimos a diario los colombianos. En este orden de ideas encontramos que Colombia está dividida en dos sectores de la población. Por un lado se encuentran los grandes ricos, que solo son unos pocos. Ellos en su mayoría sustentan los hilos del poder y ejecutan toda clase de injusticias con el pueblo. Por otro lado se encuentran los pobres que son la mayoría, que en este momento se encuentran sin salud, con deficiencia en educación, con un alto índice de desempleo y por ende en condiciones precarias de bienestar.

C.A.C.: Ahora hablemos de su ejercicio como concejal ¿cómo le ha ido en estos nueve meses como edil?

R/ J.F.L: El balance es interesante, hemos hecho control político a la administración local. También se ha liderado diferentes luchas en La Tebaida y el departamento, como la recolección de firmas, que se entregaron en el Ministerio de la Protección social, demostrándole la inconformidad de los tebaidenses por el eminente cierre del matadero municipal. De la misma manera coordinamos con otros líderes del Polo la recolección de firmas por el referendo del agua, que pretende lograr la gratuidad del agua para los colombianos. En el mismo proceso se quiere que no se privatice las empresas y que este servicio sea prestado por el estado. ¡Ah! acompañé en días pasados en Bogotá, a los lecheros en su marcha, esto para que esta población y su sustento no desaparezcan. Actualmente estamos trabajando para la conformación de la mesa municipal de juventudes, la idea de asociar a los jóvenes es que ellos tengan un espacio de participación, discusión y toma de decisiones en los problemas que nos aquejan en la Tebaida.

C.A.C: ¿Concejal cuéntenos sobre las elecciones internas de su partido?

R/ J.F.L: El 26 de octubre el Polo, al igual que otros partidos a nivel nacional, realizaran consultas internas para elegir delegados, en nuestro caso al II congreso del partido y el I congreso de juventudes que se realizará en febrero en Ibagué y Tolima. Este encuentro busca consolidar al Polo como un partido de izquierda democrática, como una opción de poder y una alternativa a la solución de tanta desigualdad social que vive el país.

C.A.C: ¿Quiénes pueden participar en esta consulta?

R/ J.F.L: Todas las personas que coinciden con el partido y sus dirigentes, todas y todos que viven y sienten la verdadera realidad del país, no la que nos muestran los medios de comunicación. Es importante señalar que haciendo caso a la democracia interna, el partido abre el espacio a todos los colombianos que desde los 14 años de edad pueden votar y elegir los lideres que los representes en el congreso nacional. Para destacar en esta jornada la democrática es que las personas se pueden afiliar incluso el mismo día de las votaciones, presentando la tarjeta de identidad y/o la cedula.

C.A.C: A nivel nacional hemos visto la discusión entre Gustavo Petro y Lucho Garzón por un lado y Carlos Gaviria y Robledo por el otro, sobre la dirección que debe tomar el Polo, ¿en el Quindio cómo se da este debate?

R/ J.F.L: Como en todo partido democrático debe existir discusión, debate, debido a que todo esto, es lo que ha formado al partido de izquierda democrática. Por supuesto que no podemos negar que a nivel departamental se da el debate sobre si el polo debe ser de centro o de derecha, cosa que de antemano no aceptamos, quienes respetamos el ideario de unidad, que es la carta de navegación del partido. En La Tebaida no podemos aceptar los tradicionales políticos que han utilizado el partido como un “escampadero” en tiempo de elecciones. Quienes orientamos el Polo en la tebaida no podemos admitir y mucho menos respaldar a quienes han obtenido el aval del partido, para negociar votos y violar nuestros estatutos. Los que estamos en este partido no podemos los mismos actos politiqueros de los partidos tradicionales.

C.A.C: ¿Concejal quiénes son esos líderes que han obtenido el aval de su parido para realizar actos politiqueros?

R/ J.F.L: No hay necesidad de decirlo los tebaidenses saben a quienes me refiero

C.A.C: Ya que evadió la anterior pregunta, cuentéeme ¿quiénes son sus candidatos al segundo congreso del Polo?

R/ J.F.L: Para la lista nacional estamos respaldando al: senador Jorge Robledo, la regional a Antonio Gutiérrez, coordinador departamental del partido y a la de jóvenes al dirigente universitario Julián Ríos. En las dos últimas listas también estoy incluido. Nosotros representamos el ideario de unidad y buscamos que el Polo se consolide como un partido de izquierda democrática.

C.A.C : Concejal muchas gracias.